11 de diciembre 2018

Reporte Obligado | CIENCIA Y TECNOLOGIA

QUINUA Y KIWICHA: NUESTRO FUTURO EN LOS GRANOS ANDINOS

QUINUA Y KIWICHA: NUESTRO FUTURO EN LOS GRANOS ANDINOS

El Centro de Investigación de Cultivos Andinos (CICA) perteneciente a la UNSAAC, lleva más de 50 años trabajando en el programa de quinua y kiwicha para preservar aproximadamente 1500 variedades de estos granos andinos.

CIENCIA Y TECNOLOGIA

El Centro de Investigación de Cultivos Andinos (CICA), lleva más de 50 años trabajando en el programa de quinua y kiwicha para preser­var aproximadamente 1500 variedades de estos granos andinos. Este programa de la Universidad Nacional San Antonio Abad del Cusco (Unsaac), está a cargo de la Mgt. Elizabeth Céspedes Flores y el Dr. Aquilino Alvares Cáceres, posee el segundo banco de germoplasma más importante del mundo.

Llegamos a la Facultad de Agronomía y Zootec­nia alrededor de las 9 a.m., bajamos del bus y nos pusimos a dar vueltas por el campus universi­tario de K’ayra hasta que finalmente nos encontramos con la agrónoma Elizabeth Céspedes, ella nos recibió muy amablemente y se dio unos minutos para com­partir con nosotros su pasión por la labor que desa­rrolla en el programa de quinua y kiwicha del CICA.

¿Qué es el CICA?

El Centro de Investigación de Cultivos Andinos, CICA, es un centro creado por la Universidad Nacio­nal San Antonio Abad del Cusco el 17 de setiembre de 1976.

Los miembros fundadores del CICA, de acuerdo al acta del 27 de setiembre de 1976, fueron los inge­nieros Oscar Blanco Galdós, Hernán Cortés Bravo, Gregorio Meza Zela, Alfonso Vidal Flores, Braulio Vitorino Flores, Ramiro Ortega Dueñas y Salustio Ji­ménez

Entre 1984 y 2006, el CICA, no cambia de nombre, pero pertenece al “Instituto de Investigación de la Fa­cultad de Agronomía Y Zootecnia de la Unsaac”, con Programas de Investigación en: papa, tu­bérculos andinos (oca, olluco y maswa), raíces andinas (raqacha, llacón y mauka), tarwi, quinua, kiwicha, maíz y habas.

Debido al gran aporte del ingeniero cusqueño Óscar Blanco Galdós, fueron nombrados en su honor una variedad de papa y una variedad de kiwicha, la cuál es la más común y una de las que se conservan en la granja K’ayra. 


QUINUA Y KIWICHA: NUESTRO FUTURO EN LOS GRANOS ANDINOS QUINUA Y KIWICHA: NUESTRO FUTURO EN LOS GRANOS ANDINOS

La labor de Elizabeth Céspedes en el CICA

La Mgt. Céspedes está involu­crada en el programa de quinua y kiwicha desde que era estudiante, al terminar sus estudios se posicionó como asistente de campo, luego ingre­só a la docencia y se mantuvo en él.

Ingresamos al la­boratorio y nos mostró algo del trabajo que realizan los agrónomos en el programa de quinua y kiwicha de CICA: el banco de germoplasma de la Unsaac.

El programa de quinua y kiwicha ha recolectado variedades de estos granos desde la década de 1960, desde las comunidades de nuestra re­gión hasta el continente africano, han recorrido todo el mundo en su misión de preservar estos alimentos milenarios, actualmente el banco de germoplasma del CICA tiene 1632 entradas de kiwi­cha, y cada año se refrescan 200, con los cultivos que se tienen en el propio campus universitario de K’ayra. Céspedes nos dice que “este material que te­nemos prácticamente, es súper valioso, no habría di­nero que alcance para recuperar lo que tenemos acá”.

La importancia del programa de cultivo de quinua y kiwicha

Céspedes nos dice respecto a estos granos andinos que son los alimentos más completos que te­nemos. “La kiwicha de los veinte aminoácidos esen­ciales, tiene diez”.

La kiwicha (Amaranthus caudatus) es una planta de la familia de las amarantáceas de rá­pido crecimiento, con hojas, tallos y flores moradas, rojas y doradas. Su nombre científico significa “siem­pre viva”. El tallo central puede alcanzar entre 2 a 2,5 m de altura en la madurez. Esta planta desempeñó un papel muy importante para los Incas y formaba parte de la dieta diaria del incanato.

El uso de la quinua tiene una variedad de beneficiosas utilidades, como por ejemplo en recetas de barras energéticas, debido a que es una gran fuente de minerales y proteínas. Varios países exportan la quinua; la mayoría de estos ubicados en zonas altas debido a que su producción es mucho más elevada en esos espacios. Además la quinua no solo es considerada un alimento, sino a la vez medicina.

Céspedes nos pone un ejemplo respecto a la gran cantidad de nutrientes que aportan estos gra­nos a nuestra dieta: “el hombre andino consume bastante estos alimentos y no carece de calcio”.


La ingeniera Céspedes nos comenta que es de suma importan­cia tener recursos como el banco de germoplasma de la Unsaac, con el fin de conservar estos alimentos de gran valor.

Hacemos este programa pensando en las genera­ciones venideras, ¿qué pasaría si hay guerras o una catástrofe? no lo sabemos, ¿de dónde obtendrán sus ali­mentos las personas? Es por ello la importante labor de conservar estos granos

Barreras y aliados

Céspedes es la principal encargada del programa de quinua; en su testimonio nos dijo lo siguiente:

Mira, si vemos hacia atrás, la­mentablemente ya no tenemos lugares donde se culti­va la kiwicha. Claro ahorita lo que se está cultivando es la <<Óscar Blanco>>, que tenemos en Limatambo, en Pisac, acá en San Salvador, en Calca; esos son los lugares. Pero este material genético que ustedes es­tán observando, estas accesiones, ya no hay. Si ustedes observan, cada uno tiene su lugar de recolección. Este material no sólo es de acá de Cusco, no sólo es del Perú, es de todo el mundo; acá tenemos material incluso de África. Entonces es un material valiosísimo que nosotros solos estamos cuidándolos, y gracias a los estudiantes los man­tenemos acá. Sin ayuda de ellos, imagínense, y no te­ner presupuesto

La barrera más grande que tiene este programa es el escaso presupuesto que recibe, necesariamente para la preservación de los granos y para su liberación en los campos de cultivo.

Hace poco el vicerrector ha estado con nosotros, el Minam (Ministerio del Ambiente), ha hecho una evaluación muy rápida de en qué lugares se está cul­tivando kiwicha y ¡oh sorpresa! No hay lugar que ha­yan cultivado. Todavía hemos refrescado, la primera refrescación ha sido el 2003, después de eso hemos refrescado el 2013, o sea después de 10 años. Ahora no sé cuándo volveremos a refrescar porque esto es cíclico, o sea todos tienen que volver a sembrar para renovarse, sino van a perder la viabilidad y morirán, y ese no es nuestro objetivo, el objetivo es mantener­los vivos”.

Afortunadamente para este proyecto siempre hay una esperanza, actualmente se han presentado algunos proyectos con Concytec, y se ha hecho convenios con municipalidades como la de Chumbivilcas o Ca­jamarca; además hay variedades revalorizadas por es­tos programas como la kiwicha ´´Oscar Blanco” y la papa CICA que han beneficiado a muchos peruanos. Para finalizar, la ingeniera nos comenta: “vean ustedes jó­venes que aquí sí se trabaja, silenciosamente, no tenemos un cartel que diga: esto se hace, aquello se hace” Y seguirán adelante.


QUINUA Y KIWICHA: NUESTRO FUTURO EN LOS GRANOS ANDINOS QUINUA Y KIWICHA: NUESTRO FUTURO EN LOS GRANOS ANDINOS QUINUA Y KIWICHA: NUESTRO FUTURO EN LOS GRANOS ANDINOS QUINUA Y KIWICHA: NUESTRO FUTURO EN LOS GRANOS ANDINOS

¿Cuanto le gusto este articulo?

Tu opinión nos interesa

¿Estas de acuerdo o en desacuerdo con la actual gestión de la Municipalidad Provincial del Cusco?... danos a conocer ¿por qué?