menu
¿LO QUE LA PRENSA (TV) NO QUIERE QUE SEPAS?
OPINIÓN
06/03/2020

¿LO QUE LA PRENSA (TV) NO QUIERE QUE SEPAS?

por Elisban Gutierrez Ccallisaya

Hoy en día, se tiene como costumbre impregnada en la mayoría de la ciudadanía el hecho de creer –tomar por cierto- aquello que publica la prensa, principalmente lo que informa la “televisión” digo principalmente porque es este medio el que ostenta la mayor preferencia, toda vez que, desde años atrás la prensa escrita va disminuyendo en el número de sus lectores, siendo superada largamente por la televisión, ahora bien, teniendo este hecho como premisa, resulta oportuno preguntarnos ¿Qué informa la prensa?¿Deberíamos creer todo lo que nos dice la prensa? ¿Será del todo cierto lo que nos llega a informar?, -evidentemente con respecto al tema de la prensa, las preguntas surgen y resurgen, como las olas de aquel mar agitado-, siendo ello así, en las líneas siguientes trataré de dar respuesta a estas preguntas.

Empezaré comentando algunas anécdotas personales: en las ocasiones que conversé sobre temas de política (en una gran mayoría), ante un intercambio de comentarios entendí que los argumentos de la otra persona devenían en idénticos o muy similares –por lo menos así lo noté- a los que unos días antes había escuchado/observado en algún programa televisivo como “Cuarto Poder u otro similar”, lo curioso de ello, es que estas personas recalcaban lo televisado como si lo habrían memorizado presintiendo tener una conversación ulterior –como en efecto la tenían conmigo en su momento-, conversación en la que repetían lo que los “periodistas” referían en su programa, de ello entendí que estas personas (no todas evidentemente) daban por cierto lo que decía la prensa –y en ocasiones incurrían en los mismos errores que algunos periodistas referían en su programa- lo que me llevó a concluir que muchos aceptamos como verdad -incuestionable- lo que dice la prensa sin antes realizar un análisis crítico sobre lo que se nos informa.

Adentrándonos en el tema periodístico, el caso que elegí para analizar el actuar de la prensa es el de “Lava Jato”, recuérdese que hasta estos días es uno de los temas que mayor acogida tuvo por la prensa, tema del que la gente -como consecuencia de la información vertida por la TV-  conceptúa como aquella gran corrupción cometida por los algunos políticos, señalando principalmente a Ollanta, PPK (lo que lo llevó a renunciar al cargo de presidente), Toledo, Keiko, y otros –que si tratáramos de enumerar a todos sería complicado (por no decir imposible) culminar la lista-, fue eso lo que la prensa nos informó y lo que aún nos informa, no del todo completo claro; porque el tema “Lava Jato” no se resume solo a ello, “¡Es mucho más que eso!”, -me explico- en el tema de la corrupción inevitable como necesariamente intervienen dos personajes: el que corrompe (corruptor) y el que se deja corromper (corrompido), siendo este último -para el tema Lava Jato- un político, en ese entender, la prensa –como eh podido advertir, en su gran mayoría- refleja sus cámaras únicamente a los políticos corrompidos, es decir, a los que recibieron la coima, tanto es así, que como podemos recordar se realizaron megaprogramas que duraron días enteros con el tema de prisión preventiva contra Keiko, luego del cual al otorgarse la medida restrictiva algunos periodistas -como la ciudadanía- festejaron como si se tratara de una victoria de la selección; mientras que poco (o no de la manera en debiera) nos informa sobre los corruptores (empresarios) de los que ciertamente se conoce referencialmente, en suma, diremos que la prensa nos dice que Lava Jato (LJ) es “el gran robo realizado por algunos políticos”, pero aceptar únicamente ello sería una tremenda irresponsabilidad por nuestra parte, y evitando caer en tal situación diremos que LJ no es simplemente lo que señala la prensa, sino, es el “ROBO DE UN GRUPO DE EMPRESARIOS AL ESTADO SOBORNANDO A FUNCIONARIOS ESTATALES”. Nótese la diferencia, ¡¡ahora anótelo, tatúeselo si es posible!!

Para comprender mejor ello, debemos entender que un soborno significa pagar una cantidad de dinero para conseguir algo mucho mayor que el soborno realizado primigeniamente, y evidentemente cuando la empresa (Odebrecht, G&M, y otros) pagaron un dinero (soborno) lo hicieron buscando lograr mayores ganancias, afirmar lo contrario no tendría sentido, puesto que nadie pagaría (sobornaría) a fin de no recibir algo -mejor- a cambio, en esta línea,–en términos económicos- en el tema Lava Jato - me atrebo a referir que exagerando- se utilizó con fines de coima la suma de cien millones de dólares (dinero destinado a los políticos), pero el beneficio obtenido por las empresas -dícese- que supera los treinta mil millones de dólares (que es el “robo” hecho al estado). Nótese la gran diferencia existente entre ambas cifras, ¿conocía este dato?, tal vez no, si solo mira programas televisivos y cree ciegamente en estos, lo más probable es que no, la prensa TV no informa ello, por lo menos, no tuve la oportunidad de advertirlo, pero si lo conoce considérese privilegiado(a). Ahora bien, no pretendo decirle que en el tema LJ el único responsable es la empresa, ya que como se  conoce algunos políticos eran quienes se contactaban con las empresas, solicitando el pago de coimas, téngase presente que -como es evidente- la responsabilidad recae sobre ambos sujetos (corruptor y corrompido), pero la prensa no le dio, ni le da la debida importancia a la conducta desplegada por las empresas.

Bajo este contexto, ¿Cuál debería ser el tema que más interese a la prensa? Considero que respecto a la responsabilidad de la empresa –que es donde se dio el mayor “robo”, por lo que, debería buscarse la devolución del dinero a las arcas estatales-, y ciertamente cabe preguntarse ¿Algún día algo de todo ese dinero “robado” se devolverá a las arcas del estado peruano?, espero -optimistamente- que así sea, pero ese optimismo disminuye al observar lo que publica la prensa, a la que solo le interesa conocer sobre los políticos que fueron corrompidos, para luego sacar una portada como primicia, peor es mi pesar, si observo el actuar de la Fiscalía, institución en la que según muchos periodistas se encuentran los “Fiscales Héroes”, quienes lograron que varios políticos lleguen a la cárcel, alguno de los tantos que fueron coimeados por los privados, no digo que este hecho no tenga importancia, pero que –a criterio mío- debieran pedirse medidas restrictivas personales y/o reales contra los corruptores (empresarios); sin embargo, el rigor de investigación aplicado a un lado no se aplica contra los privados que propiciaron el soborno, esto es, contra quienes ocasionaron los mayores perjuicios económicos al estado, toda vez que, estos que sobornaron, ni siquiera los llegan a denominar –como tampoco lo hace la prensa- como corruptores sino los llaman de una manera más elegante, esto es, los denominan “colaboradores eficaces” o “fuente de información”, lo que resulta extraño ¿cierto? podemos decir entonces que el actuar de la fiscalía demuestra que prefiere que se condene a los coimeados antes que procurar la devolución del dinero (obtenido por las empresas) y el castigo de los coimeadores (las empresas). Será tal vez, porque logrando ello, obtenga mayor rédito popular, no resulta descabellado afirmar ello, toda vez que, hasta ahora le han dado buenos resultados.

Y –tal vez- usted se pregunte porque la TV no informa como debería hacerlo, porque no critica el actuar de la fiscalía, porque no reclama que la procuraduría pida la devolución del dinero “robado” al estado por los empresarios con el tema Lava Jato; a lo que me permito responderle que no lo hace ni lo va hacer porque están –tal vez- de por medio intereses particulares (empresariales), evidentemente lo que la prensa informa es lo que los dueños de las mismas quieren que se informe, ¿Usted cree que los dueños permitirían que se informe algo que a ellos (o a sus socios) les podría perjudicar? ¡Pues no! Afirmar que eso pase sería algo ilusorio. Si aún no tiene claro este tema, colóquese en el siguiente supuesto: Usted –es dueño de un canal- ¿permitiría que en el programa más visto de su canal se informe algo que a usted podría llevarlo a la cárcel?  (…) Lo debe tener más claro ahora. Es por esa razón que algún –expresidente ecuatoriano- llegó a referir, acertadamente que la prensa es dueña de la información publicada, mas no de la información pública, entiéndase que la primera no siempre refleja la segunda, es decir, no siempre es verosímil con lo que ocurre en los hechos reales.

Con esto, no pretendo que usted deje de ver los programas televisivos –de ninguna manera- al contrario obsérvelos, pero no sea ingenuo de creer todo lo que se dice allí, sea crítico, reflexivo, minucioso. –como un docente mío lo diría sea exquisito-, confronte lo que dice la prensa con lo que realmente ocurre en nuestra sociedad, analice la información desde varias perspectivas, converse sobre política con las personas que le rodean, recuerde que lo que nuestros representantes hacen tienen consecuencias directas en la sociedad, y evidentemente en usted, en su familia y demás.

Antes de terminar quiero precisar que en efecto existe –aunque pocos- periodistas que honran su profesión y que día a día tratan de enaltecer la misma, en pro y en aras de servir a la población; a la ciudadanía que más lo necesita, elevando la protesta contra los grandes intereses de los privados que perjudican el interés colectivo, mi más sincero reconocimiento a ellos, por incrementar mi fe de creer que aún hay esperanza de una prensa verosímil, que no se presta a intereses particulares, lo que se necesita para controlar los actos de nuestros gobernantes y con ello procurar que nuestro país mejore cada día.

Finalmente, a manera de comentario, me gustaría traer a colación aquello que por allí leí, a la cual me permito citar, "mientras más grande sea tu televisor, -es casi seguro que- más pequeña será tu biblioteca, mientras más grande sea tu biblioteca, -es casi seguro que- más pequeño será tu televisor". Más libros menos televisión.