menu
CONSUMO DE DROGAS EN EL CUSCO
OPINIÓN
15/02/2017

CONSUMO DE DROGAS EN EL CUSCO

por Geny Junior Vila Garcia

El Estado Peruano año tras año combate diversos problemas que afectan a la sociedad, como la pobreza, inseguridad ciudadana; entre otros. Pero un problema grave que afecta al Perú y en especial a la ciudad del Cusco es la drogadicción.

Esta problemática se ha incrementado a lo largo de los años, afectando tanto a jóvenes como a adultos, asimismo a personas de bajos y altos recursos económicos.

Existen tres tipos de estupefacientes como son drogas legales, ilegales y médicas. Dentro de las legales que más afecta a nuestra población es el alcohol, ya que en el 2015 el Perú fue ubicado según la Organización Mundial de la Salud (OMS) en el tercer puesto a nivel mundial como el país que más consume bebidas alcohólicas.

A nivel nacional, la ciudad del Cusco es uno de los primeros departamentos que consume alcohol, esto posiblemente se debe a que existe una infinidad de festejos.

Por otro lado dentro del consumo de drogas ilegales que se hace más evidente en nuestra ciudad es el consumo de la marihuana. Según la Comisión Nacional para el Desarrollo y Vida sin Drogas DEVIDA el 2016 nuestra ciudad imperial ocupó el primer lugar en consumo de marihuana a nivel nacional y se encuentra en el tercer puesto en consumo de drogas como cocaína, PBC, inhalantes y éxtasis, sus efectos pueden ser dañinas o beneficiosas para la salud de acuerdo a su uso y a la cantidad que se ingiere.

Su consumo se debe principalmente a problemas psicológicos tales como la desintegración familiar, el abandono y las malas amistades que a veces llegan a tener influencia y conducen a tomar decisiones inadecuadas.

Los ciudadanos deben formar parte de la solución, brindando una mano a personas que necesitan ayuda psicológica para que ellos no caigan en el mal uso del consumo de drogas. Asimismo los padres deben dedicar su tiempo en el crecimiento de los niños, brindar atención en aspectos de su vida y fortalecer su personalidad para que ellos puedan tomar sus decisiones, y que ellos puedan diferenciar entre lo correcto y lo incorrecto.

El gobierno debe tratar de combatir esta problemática que día a día destruye la vida de miles de personas , el combatir no quiere decir prohibir, sino fomentar una mejor educación y cultura.