menu
EL CUARTO PODER: DINERO Y CORRUPCIÓN
OPINIÓN
26/01/2020

EL CUARTO PODER: DINERO Y CORRUPCIÓN

por Ader Ericsson Cruz Pantoja

Tras el balance anual que dio el gobernador regional del Cusco sobre su gestión durante el año 2019 surgen diversas preguntas como, por ejemplo; de qué forma una gestión que tuvo tanto cuestionamiento mediático, logró un índice de aceptación favorable y una ejecución de gasto del 80% aparentemente eficaz. Las contradicciones siempre esconden temáticas más complejas. En el ámbito periodístico, el amarillismo esconde el lucro a costa de sacrificar los principios deontológicos que en muchas profesiones solo existen en teoría.

Durante la dictadura de Alberto Fujimori, el pilar que sostenía su régimen corrupto fue realizar ataques políticos a quienes consideraba una amenaza para la continuidad de su gobierno; diarios como: “El Mañanero”, “La Chuchi”, “El Tío”, “El Chato” y “La Yuca”, entre otros, fueron el instrumento de propaganda y manipulación al servicio de Fujimori.

En nuestros días, las grandes empresas de comunicación representan de forma literal el cuarto poder. Un ejemplo es la lucha entre las cadenas norteamericanas como BBC financiada por el gobierno estadounidense y RT financiada por el gobierno ruso, cada uno con posturas ideológicas, políticas, económicas y sociales diferentes. La interrogante que nos trae a cuestión es ¿qué pasa cuando un medio de comunicación tiene libertad económica y financiera?, lo más sensato sería que estén al servicio de la ciudadanía, pero este hecho dista mucho de la realidad. Los contenidos de algunos medios de comunicación tienen un interés escondido, esto explica el constante ataque y la crítica a cuestiones que carecen de relevancia.

En nuestro ámbito, los medios de comunicación tienen acostumbrado al ciudadano cusqueño con sensacionalismo y tratamiento del contenido periodístico de forma cuando menos cuestionable, a ello se suman sus nexos con la política para conseguir lucro económico, para ello los periodistas mal utilizan nuestra profesión.

Los más recientes casos publicamente conocidos muestran a trabajadores de CTC (Compañía de Televisión Cusqueña) inmersos en casos de corrupción, a la periodista Norma Nerina involucrada en el posible pago irregular a trabajadores fantasma en el Gobierno Regional en 2019 y a Germán Alencastre, quien habría creado la empresa fantasma "MULTISERVICIOS C & G EIRL", la misma que habría facturado más de 280 mil nuevos soles al Gobierno Regional del Cusco durante la gestión de Jorge Acurio.

“Mal de muchos, consuelo de tontos” cita la frase que mejor refleja la situación actual acerca de la calidad del contenido informativo consumido por el ciudadano cusqueño, por ello es necesario replantear los dogmas acerca de los grandes medios de comunicación, y tener un punto de vista crítico. La opinión pública no debe ser formada por la asimilación de contenido mediático, ni elegida por la carga emocional que contenga sino por la objetividad y la veracidad. El discernimiento y la contrastación de diversas fuentes de información deben ser los pilares de la opinión sobre temas coyunturales, ya que muchas veces el fin informativo de los medios se ve relegado frente al interés económico.

https://www.diariocordoba.com/noticias/opinion/cuarto-poder_54684.html