menu
LA OTRA CARA DEL FACEBOOK
OPINIÓN
05/03/2017

LA OTRA CARA DEL FACEBOOK

por Richard Condori Solis

Actualmente el Facebook es uno de los espacios web más populares de mundo, tiene alrededor de 1580 millones de usuarios. Pero la palabra Facebook no siempre estuvo ligado al internet. Los facebooks son publicaciones que hacen las universidades norteamericanas al comienzo de cada año académico, contienen las fotografías y nombres de todos los estudiantes y que tienen como objetivo ayudar a los estudiantes a conocerse mutuamente.

Su aparición propiamente como red social se remonta al año 2004. Era un sitio usado por un grupo de estudiantes de la Universidad de Harvard en Estados Unidos (entre ellos su creador Mark Zuckerberg) para intercambiar y compartir información, experiencias, vídeos, fotos: todo ello en una especie de bitácora electrónica. A partir de ese entonces su lanzamiento solo era cuestión de tiempo. Como era de esperarse, su crecimiento fue exponencial debido a su gratuidad y fácil acceso ya que cualquier persona que tiene correo electrónico o con un numero de celular puede obtener una o varias cuentas.

Pese a sus avances y bondades, el Facebook también presenta su rostro más horrible. Las denuncias por acoso sexual, publicación de imágenes pornográficas, perturbadoras y un largo etc. , se suman a estas denuncias por extorsión y bulling.

A nivel nacional un estudio revela que un 32% de adolescentes conectados a esta red social han sufrido algún tipo de acoso más conocido como “ciberbulling”. Un 15% menciono que ha sufrido el reenvío de su material (fotos, vídeos) sin permiso, un 13% ha recibido mensajes amenazantes y un 6% ha sufrido la publicación de fotografías comprometedoras sin su consentimiento o ha sido engañado por extorsionadores sexuales.

Otro aspecto negativo que presenta la creación de Zuckerberg es la difusión de videos íntimos así como de imágenes perturbadoras (personas con tumores, accidentes, armas, amputaciones) muchas veces sin censura alguna y que son vistos por cualquier persona, incluidos menores de edad.

Ante esto es menester de los padres de familia para con sus menores hijos mantener la confianza y la comunicación para saber quiénes son sus contactos, así como los jóvenes, especialmente adolescentes, en pensar muy bien lo que van a publicar ya que siempre habrán personas extrañas a su entorno muchas de ellas con malsanas intenciones.