menu
PLAZAS VIVAS, LA REACTIVACIÓN ECONÓMICA DE LOS ARTISTAS CUSQUEÑOS
OPINIÓN
22/08/2021

PLAZAS VIVAS, LA REACTIVACIÓN ECONÓMICA DE LOS ARTISTAS CUSQUEÑOS

por Kassandra Daniela Rodríguez Gutiérrez

Desde febrero del presente año, la Gerencia de Turismo, Cultura, Educación y Deporte de la Municipalidad Provincial del Cusco impulsa el programa denominado “Plazas vivas”, con el fin de reactivar la actividad musical y artística de nuestros hermanos cusqueños para que de esta manera puedan generar ingresos y difundir su arte, música y talento con el apoyo de la población, turistas nacionales y extranjeros que transitan por estos lugares.

Es necesario recordar que los sectores de turismo y arte han sido los más afectados por la emergencia sanitaria producto de la Covid-19 y es ineludible reactivar estas actividades de la economía local como parte del retorno paulatino a las cotidianidad.

Con la música a todo dar, entre huaynos y zapateos, la felicidad se ve reflejada en el canto al son de la letra de las canciones, la melodía de cada instrumento que pareciera decir : ¡Ya estamos de vuelta! Esta actividad se hace presente en la nueva normalidad junto a otras festividades con el fin de reactivar la economía local y brindar apoyo a todos los sectores de la población.

“Como músicos hemos sido duramente afectados por la crisis sanitaria y gracias a las Plazas Vivas podemos recuperarnos y también damos a conocer nuestro arte”, dijo Yuraq Mayu, uno de los músicos que se presentó el viernes 13 de agosto en la plaza central.

Las actividades festivas son parte del desarrollo territorial. Amar lo que se hace y difundirlo es sin duda un logro significativo y nuestros artistas cusqueños esperaron mucho tiempo para decirle al Cusco, al Perú y al mundo ¡aquí estamos! somos música, somos arte, somos vida. Esta es nuestra interpretación de la pintura llamada “El arte es vida y la vida es arte” del pintor José del Carmen Hernández.

Brindar espacios adecuados con los protocolos de bioseguridad es responsabilidad de las autoridades gubernamentales y  cumplirlos es nuestra  obligación como  población. Para ello es necesario fomentar una cultura del autocuidado y la prevención.