menu
UNA OPORTUNIDAD ANHELADA Y QUIZÁS LA ÚLTIMA
OPINIÓN
31/01/2018

UNA OPORTUNIDAD ANHELADA Y QUIZÁS LA ÚLTIMA

por Hysha Yashira Palomino Tomaylla

La situación política actual y un mensaje contundente y esperanzador

El indulto al ex presidente Alberto Fujimori, el caso Lava Jato, el caso Odebretch, las renuncias de los ministros, funcionarios y congresistas del estado, la conformación del autodenominado comité de la reconciliación y demás temas de interés político, económico y social han sido olvidados durante unos días por la tan esperanzada llegada del Papa Francisco a Perú.

Es cierto que la situación política actual del país no está pasando por su mejor momento, ahora la bancada del Fujimorismo está más pendiente en la disputa del poder, Kenji Fujimori ha demostrado que tiene claro lo que quiere, sin embargo Keiko Fujimori parece no querer darse cuenta de lo que está sucediendo con el partido político que lidera.

Este suceso es la gran oportunidad que el gobierno del Presidente de la República Pedro Pablo Kuczynski ha estado esperando y ahora debe de aprovechar la debilidad de los opositores; mover las piezas a su favor, ya que mientras los Fujimoristas están más pendientes en resolver sus disputas de poder y asuntos personales, Kuczynski debe remarcar y establecer su posición política, tomar decisiones y actuar.

Ni otra llegada del Papa le dará esta oportunidad que tiene el mandatario en estos momentos. Sin embargo hablando del Papa hay que resaltar que el mensaje que nos dejó fue claro y contundente al expresar lo que pensaba de la política del Perú.

Llamó a la corrupción por su nombre, ‘‘virus social’’, es necesario remarcar que la llegada del Papa cubrió expectativas, al llamar a las cosas por su nombre, aunque algunas no las dejó bien claras, destacó acerca de la corrupción que: “Lo que se haga para luchar contra este flagelo social merece la mayor de las ponderaciones y ayudas. Y esta lucha nos compete a todos”

Si bien es cierto que el presidente se salvó de la vacancia, aún no se ha librado por completo de la decepción que han traído sus malas decisiones, la desaprobación del pueblo es una amenaza constante y probablemente si no toma cartas en el asunto la próxima crisis podría ser la última y esta vez no habrá a quien indultar.

"Vuelvo a hablar de política porque me hago una pregunta [...] ¿Qué pasa en el Perú que, cuando uno deja de ser presidente, lo meten preso? Humala está preso, Toledo está preso, Fujimori estuvo preso hasta ahora, Alan García que está que entro o no entro. ¿Qué pasa?", dijo el Sumo Pontífice a sus obispos en su llegada a Perú.

No vaya a ser que nuestro presidente se vaya a unir a esta lista una vez que termine su mandato, si es que llega a concluir con los cinco años de mandato, ya que el pueblo espera que Kuczynski asuma el cargo para el cual fue elegido y toma la batuta del gobierno, decida y actúe para solucionar los problemas que aquejan al pueblo.

Aunque aquí en el Perú ya nos hemos acostumbrado a que los mandatarios solo se den tiempo para resolver lo más urgente y no lo más importante, es hora de retomar lo que se ha ido postergando, exigir que el presidente cumpla con la labor encomendada y demuestre fortaleza.