18 de febrero 2019

Reporte Obligado

LAS PERSONAS MÁS LIMPIAS DEL CUSCO LAS PERSONAS MÁS LIMPIAS DEL CUSCO

LAS PERSONAS MÁS LIMPIAS DEL CUSCO

¿Quién no ha botado alguna vez una envoltura de basura en las calles, ha ensuciado el piso o simplemente no se tomó la molestia de recoger la basura y llevarlo a algún tacho? Las señoras que realizan la limpieza de nuestra plaza de armas desde la madrugada, son las principales responsables que nuestra ciudad luzca limpia, y sea de agrado para todo visitante.

Ellas son señoras mayores de cuarenta años, con hijos y una familia a quienes tienen que mantener, ganan el sueldo básico de un aproximado de novecientos soles, están en planillas y tienen su seguro del SIS. Ellas cuentan con muchos beneficios como también están expuestas a muchos peligros. Son calladas con las personas que están a su alrededor, pero cuando ven alguna injusticia como la acumulación de basura son bastante recias y son capaces de mover la basura hasta la puerta de las personas que hicieron esa acumulación.


LAS PERSONAS MÁS LIMPIAS DEL CUSCO LAS PERSONAS MÁS LIMPIAS DEL CUSCO LAS PERSONAS MÁS LIMPIAS DEL CUSCO LAS PERSONAS MÁS LIMPIAS DEL CUSCO

Son las cuatro de la mañana y ya se pueden ver a estas señoras que siempre están bien abrigadas con trajes de color verde, tienen un enorme tacho de basura al igual que una escoba y un recogedor que llevan a todos lados para juntar toda la basura de la plaza de armas. Durante toda la noche ellas observan detalladamente a todas las personas que salen a divertirse a la ciudad del Cusco, porque son las principales personas que ensucian las calles, con botellas, papeles y sobre todo causan mucho desorden. Son un promedio de diez señoras que salen por la noche, ellas se dividen junto al personal policial por los distintos sectores de la ciudad imperial en cambio en el día hay menos personal, un promedio de cinco personas.

Ellas jamás nos van a gritar o reclamar nuestras malas costumbres de dejar sucias las calles, ellas son personas amables que lo único que quieren es ver nuestra ciudad limpia y también ganar algo de dinero. A las seis de la mañana un grupo de señoras se reúnen en la plaza San Francisco para poder desayunar y seguir con su enorme labor. Sus actividades lo hacen con total normalidad y tranquilidad, también aprovechan para hablar entre ellas y contarse los últimos chismes.

Trabajar recogiendo basura no es nada saludable, ellas pueden contraer enfermedades, cortarse las manos con algún vidrio, en fin, un montón de cosas. También tomemos en cuenta que son señoras de cuarenta años y ya no tienen la misma energía de tiempos atrás. La labor de ellas es recoger la basura que nosotros generamos, es verdad, pero tratemos de facilitarles su trabajo como votar la basura a lo tachos correspondientes o sino tenerla en nuestras manos y botarla después.

Despreciar su trabajo o hacer de cuenta como si no estuvieran ahí es no reconocer su gran labor, lo bueno es invitarles una bebida caliente o darles un pan, recordemos que ellas están ocho horas diarias en las calles, en todo el frio de la ciudad. Ellas no escogieron ser recogedoras de basura, pero es una oportunidad de trabajo que tienen, así que tratemos de facilitar su labor y no causarles problemas. Después de todo ellas dejan las calles de la ciudad Imperial del Cusco siempre muy limpias.